¿Cómo es sufrir adicción al juego?

El juego ha sido a lo largo del tiempo un método de distracción para los amantes de nuevas experiencias y retos que buscan agregar un sabor diferente a su vida, por ejemplo, usando Bwin bono. Incluso si no tiene que ser peligroso o adictivo si se usa de la manera correcta, sin embargo, esto tambien puede ser contraproducente gracias a los riesgos existentes por el abuso de estos métodos de recreación. 

Ludopatía se le denomina a este trastorno, el cual afecta el comportamiento del individuo y genera una necesidad imperiosa por jugar sin importar los resultados negativos que esto ofrezca al usuario. Se presenta en situaciones en las cuales acontece un corto periodo de tiempo entre la apuesta realizada y el premio obtenido al finalizar la ronda o el intento. 

Es común observar esta patología con juegos de apuestas en línea, bingos o casinos. Por ello es más atractivo para el consumidor estas dinámicas, ya que al obtener un galardón luego de participar, el ansia por lograr un premio aún mayor se incrementa exponencialmente y así crea una obsesión dañina para el participante. Por ello, es muy importante jugar con responsabilidad, ya que cualquier cosa que usemos en esta vida de forma abusiva se convertirá en un problema.

Todos se ven afectados

La necesidad de estos individuos por jugar se convierte en una acción necesaria en su vida lo cual coloca sus responsabilidades fuera de esta recreación en un segundo plano debido a la importancia que esto supone en su vida. Los familiares de estos personajes son quienes detectan los síntomas de este trastorno, el abandono del entorno laboral es algo muy común entre estos adictos y esto causa serios inconvenientes hasta el punto de causar el despido o renuncia para continuar con su vicio. 

Hay muchas posibilidades de que los hijos de jugadores tienden a convertirse en adictos a estos juegos, no se habla de genes o algo similar, pero la propensión es muy elevada en estos casos y la probabilidad de afecto a esta distracción en su primer contacto es alta. Fomentar el juego de forma normal en un entorno familiar o recreativo aumenta aún más esta estadística. 

Síntomas

El principal síntoma de este trastorno es la poca estabilidad económica, todo gracias a la necesidad de continuar el gasto en el juego, el individuo es capaz de derrochar todos sus ingresos en esta actividad. Además de solicitar préstamos a familiares, amigos o entidades bancarias las cuales no podría pagar por su continuo gasto sin inversión visible, esto impulsa al jugador a crear excusas o directamente mentir a sus financiadores para alargar la deuda y obtener aún más colaboraciones sin devolución. 

Otro aspecto resaltante de esta patología son los constantes cambios de humor, por la falta del juego, los participantes son propensos a desarrollar irritabilidad ante pequeñas situaciones al no haber jugado en cierto periodo de tiempo. De igual manera, la agresividad puede presentarse de manera repentina para crear una circunstancia preocupante para los involucrados. 

En conclución

La ansiedad y la depresión conforman un aspecto aún más alarmante, gracias a los constantes pensamientos sobre las maneras de obtener mejores resultados en el juego y al no tener la posibilidad de jugar hace acto de presencia el primer aspecto. Mientras tanto, los continuos problemas para continuar con la adicción crean un ambiente depresivo para la persona debido al agrio sentimiento de su vicio. 

Existen tratamientos para controlar este trastorno, los fármacos son los más efectivos para este fin ya que estos contienen el impulso y regulan la conducta del individuo. Los antidepresivos funcionan de igual manera, sin embargo, todo gira en torno a la disposición del afectado en querer mejorar su situación. Sin duda el juego es un arma de doble filo, su capacidad distractora genera un ambiente diferente pero este puede llevar a los intrépidos a ciertas situaciones desagradables por la patología que acarrea este tipo de recreación.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *