Los trastornos alimenticios más comunes

En el mundo existen infinidad de casos en los cuales personas sufren de trastornos relacionados con su alimentación, este tema tan delicado es recurrente en distintos puntos del globo terráqueo y afecta a cualquier persona pero sobre todo a mujeres adolescentes y jóvenes quienes no están conformes con su cuerpo y recurren a métodos descabellados para obtener una figura muy preocupante luego de acarrear un buen tiempo con este método de vida. 

Llevar un ritmo alimenticio como este significa un descenso notable en el aspecto físico de la persona, además de generar una pobre calidad de vida al individuo al evitar la capacidad de trabajar o estudiar por la debilidad presentada en la persona al momento de realizar cualquier tarea que requiera esfuerzo físico. Afecta de igual manera la imagen de la víctima y provoca rechazo de familiares y amigos. 

Se puede identificar a un paciente con trastorno alimenticio por el cuidado deficiente de su salud bucal, normalmente las encías tienden a sangrar con frecuencia por la mala alimentación y poco cuidado. Igualmente, las glándulas salivales son propensas a inflamaciones, los dientes sufren las consecuencias de igual manera debido al exceso de vómito por causa de los ácidos gástricos que se expulsan y golpean la dentadura. 

Miedo a la grasa

El temor a subir de peso es la principal causa de esta terrible decisión por la ilusión de obtener un cuerpo soñado mediante la devolución de los alimentos ingeridos para así detener el aumento de grasa o la sensación de gordura progresiva. Existe de la misma forma, un trastorno que realiza la acción contraria y genera necesidad de ingerir alimentos de forma constante sin temor al riesgo de acabar con obesidad mórbida y la limitación de poder caminar en un futuro. 

La auto mentira es el detonante de estas actitudes debido a la falsa creencia de las convicciones del personaje bajo estos comportamientos. El pensamiento de que si se vomita lo ingerido, se va a lograr un cambio positivo al organismo es una vil mentira que lo que causa es la muerte prematura de la persona, igual sucede con el comer compulsivamente, se busca refugio en la comida y se piensa que estos alimentos son la solución a otros inconvenientes de la vida y lo que provoca es un deterioro aún peor de la salud. 

Existen 3 tipos de trastornos alimenticios

1- Bulimia: este consiste en vomitar lo ingerido con el fin de prever un aumento indeseado de peso, sin embargo, un factor que caracteriza a este trastorno es el periodo de atracones (consumo masivo de alimentos) que crea un bucle aún más dañino para el individuo debido a que la ingesta de estos alimentos se realiza con el fin de expulsarlos nuevamente. 

2- Anorexia: similar a la bulimia solo que este no cuenta con el periodo de atracón, este se realiza con el fin de alcanzar un peso que los afectados creen que es el que deberían poseer y por este motivo se sobre exigen para cumplir esta tarea. Normalmente emplean el uso de laxantes o enemas para este procedimiento. 

3- Consumo compulsivo: este trastorno afecta a ambos sexos y a diferencia de los 2 anteriores mencionados, con el llamado “atracón” no se busca expulsar la comida ingerida si no consumir en exceso gracias al sentimiento de culpa desarrollado por estos individuos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *